sábado, 10 de julio de 2010

Reino Unido concederá asilo a los gays perseguidos en sus países






Cada vez que leo que un pias deniega el asilo político a un gay y que si es devuelto a su país será encarcelado, perseguido, o incluso ejecutado, se me remueven las vísceras por la escasa humanidad de nuestras modernas y democráticas sociedades. Por eso, esta noticia me ha provocado una amplia sonrisa cuando la he leído en un periódico mientras desayunaba esta mañana.



Esta semana, un tribunal británico ha decidido que el Reino Unido concederá asilo a los gays perseguidos en sus países. Además, esta histórica sentencia ha sido tomada por unanimidad por los cinco jueces que componen el Tribunal Supremo Británico.



Según la sentencia, los gays que se encuentran residiendo en el Reino Unido no podrán ser deportados a sus países de origen, siempre que allí deban vivir en la clandestinidad a causa de su orientación sexual. Una garantía de seguridad que provocará, según señala el propio tribunal, un aumento del número de personas LGBT que pedirán asilo en el país, dado los problemas que se dan en otros países para conceder el asilo por este tema.



La sentencia viene motivada por la denuncia de un ciudadano camerunés que estuvo a punto de ser linchado en su país de origen, tras ser descubierto besando a otro hombre. De hecho, estuvieron a punto de cortarle el pene con un cuchillo. Tras escapar de su país, el ciudadano camerunés pidió asilo en el Reino Unido, una petición que no le sirvió de nada, ya que las autoridades británicas decidieron que rechazar la demanda de asilo, argumentando (y esto me parece increíble) que el hombre podía regresar a su país y vivir sin problemas si mantenía en secreto su homosexualidad.



Por fortuna, y con esta sentencia en la mano, ningún ciudadano LGBT tendrá que escuchar nunca más que alguien le diga que se vuelva a su país, y que mantenga su homosexualidad en secreto para garantizar su seguridad. Sin duda, una excelente noticia para los defensores de los derechos humanos, y para todos aquellos que desean vivir en sociedad libres, democráticas y que defienden los derechos de las minorías. Y esperemos que cunda el ejemplo en otros países del entorno.
EUROPA PRESS 08 07 10